Cómo hacer aceite de chile desde cero e impresionar a tus invitados

aceite de chile casero

Ya sea que esté buscando darle sabor a su comida de carne y verduras de la noche a la semana o que esté buscando hacer una salsa de inmersión casera para sus albóndigas favoritas, el aceite de chile casero es el camino a seguir. Es tan fácil que ni siquiera necesitas una receta. ¡Seriamente! Solo necesita conocer algunas proporciones y técnicas, y una vez que lo haya dominado, puede hacer cualquier cosa.

Cómo hacer aceite de chile

Cada sueño de aceite de chile que tengas probablemente se haga realidad, siempre y cuando sigas estos pasos:

  1. Caliente el aceite hasta que brille
  2. Agrega unas pizcas de chile
  3. Cocine a fuego lento durante 3-5 minutos hasta que esté ultra fragante
  4. Dejar enfriar a temperatura ambiente
  5. Verter en un frasco sin forzar

Esa es la técnica! Ya sea que desee hacer solo unas pocas cucharaditas para un plato en particular, o una taza o dos para mantener en el refrigerador, el método es siempre el mismo.

Si le gustan las cosas súper picantes, agregue aproximadamente una cucharada de hojuelas de chile seco por cada taza de aceite; Si desea que su aceite sea más sutil, lleve los chiles a una cucharadita.

Encuentra tu sabor

Una vez que haya bajado los pasos, puede comenzar a experimentar y crear su propia mezcla especial. Puede usar chiles secos de cualquier parte del mundo, con cualquier perfil de sabor que le guste especialmente.

Se puede hacer un buen aceite de chile básico a partir de las hojuelas de pimiento rojo molido que puedes encontrar en cualquier supermercado.

Si vives cerca de un mercado que se especializa en productos internacionales, hay muchas posibilidades de que puedas encontrar múltiples variedades de chiles secos para trabajar. Cada uno tiene un perfil de sabor diferente, así que no esperes los mismos resultados en todos los ámbitos. Si puede, use su sentido del olfato para tener una idea básica del perfil de sabor de cada chile. Sin embargo, no se preocupe si no puede encontrar chiles "elegantes" con los que trabajar: el pimiento rojo triturado, que generalmente está hecho de semillas de cayena, funciona maravillosamente para todo tipo de estilos de aceite de chile.

Elija el aceite sabiamente

Cuando se trata de aceite, no use nada demasiado caro o elegante, ya que la fuerza de los chiles abrumará las delicadas notas de sabor que pueden haber hecho que el aceite sea notable. Si está haciendo un aceite de estilo italiano con chile de Calabria, use una botella asequible de aceite de oliva virgen extra . Si está haciendo aceite con influencia asiática o latinoamericana, use vegetales o canola. También puede agregar aromáticos como el ajo o el jengibre para aumentar el sabor y agregar algo de complejidad. Pero cuidado: si se queman en negro, arruinarán irreparablemente el aceite de chile.

Para mantener las cosas a prueba de tontos, mantenga sus aromáticos en pedazos grandes que pueda pescar fácilmente si comienzan a ponerse demasiado marrones; corte las chalotas en anillos gruesos, el jengibre en rodajas finas, mantenga los dientes de ajo enteros y simplemente aplastarlos.

Una buena cantidad de extracción de sabor ocurre durante el enfriamiento, cuando todo lo que hay en el aceite se empapa como una bolsita de té. Agregue sus aromáticos justo cuando retire su olla del fuego, revuelva suavemente, luego muévala hacia la parte posterior de la estufa donde puede enfriarse a temperatura ambiente de manera segura. 

Mantenga el aceite de chile en el refrigerador en un frasco de vidrio con tapa hermética, lo que ayudará a evitar derrames accidentales. Debe usar aceite de chile recién hecho dentro de un mes.

Articulos Relacionados